Bienvenido a Novedades Guillers!

Nguillers 2013Nguillers 2013

<< Volver

Coral



El Coral es una sustancia orgánica natural que ha sido considerado como una joya preciosa desde la prehistoria.




CORAL

El coral se ha valorado en la joyería desde hace miles de años. Ha sido durante mucho tiempo popular en una multitud de culturas, muchos creen que tiene poderes especiales, pero como muchos de nosotros somos conscientes de algunos corales son especies en peligro de extinción. 

 

Guillermo Perilla & Cia Ltda (Novedades Guillers) no tiene en existencia ninguna especie en peligro de extinción y quisiera proporcionar la siguiente información para ayudarle a entender los productos de coral bambú que nosotros vendemos y que tampoco se encuentran en la lista CITIES

 

El nombre del coral proviene del griego “Korallion” (Adorno del mar), más tarde convertido al latín “corallium” y es una piedra preciosa de origen orgánico.

 

El coral es un pólipo, de apenas unos milímetros de diámetro. Un animal marino, que vive en colonias, a profundidades que oscilan entre 3 y 300 m. y tiene la capacidad de fijar el calcio disuelto en el mar formando, así, la estructura rígida que lo soporta. 

 

Esta estructura calcárea persiste en el tiempo y, una vez muerto el animal, es colonizada por nuevos pólipos que la irán aumentando generación tras generación. Éste comportamiento es el responsable de la formación de los arrecifes, atolones y bancos de coral, que no son más que colonias que han sobrevivido a través de millones de años, llamadas de una u otra forma dependiendo de su mayor o menor extensión y forma.

 

Hay gran variedad de corales pero, lo que interesa en joyería, es sólo la estructura calcárea de la clase Anthozoa que se presenta en troncos abundantemente ramificados. Estos troncos llegan a alcanzar un diámetro de hasta 6 cm y una altura de hasta 20 a 40 cm. Las pequeñas espículas calcáreas que los forman les proporiona una texturea vítrea, de dureza 3-4 en la escala de Mohs.

 

Son mates de origen, pero pulidos adquieren gran brillo. Son sensibles a los ácidos y al calor y pueden, con el uso, perder parte de su color. Y es que el color del coral no lo proporciona el própio animal, sino unas microalgas, las zooxantelas, que viven en simbiosis con ellos.

 

Son las zooxantelas, al realizar la fotosístesis para su alimentación, la que produce el color y, como para ello es necesaria la luz, los corales y sus microalgas se encuentran principalmente en la llamada zona fótica, donde la luz solar alcanza todavía el suelo. (hasta un máximo de 50 m de profundidad).

 

Fascinante y fácil de trabajar, el coral se ha empleado,desde tiempo imemorial, en la creación de objetos preciosos. En joyería, son más apreciados los colores cuanto más claros sean: Del rosa al rojo profundo,en cuentas de collares, camafeos o cabujones, principalmente.